INFORMACION INTERESANTE

Crees amar o haber sufrido por amor


Una princesa que encuentra a un príncipe azul que le salva de su malvada madrastra, o una chica que se choca con un chico por la calle y se enamoran para toda la vida.  Viven felices para siempre y nunca tienen problemas.
La realidad es todo lo contrario: amores no correspondidos, traiciones, infidelidades, desilusiones, y si se realiza el amor, con los años suele llegar el aburrimiento y la rutina, terminando con una ruptura o divorcio con hijos de por medio, hipoteca y suegra.
Y es cuando viene la frase “ya no creo en el amor”, lo cual es imposible, porque el amor está en todo los que vemos, hacemos, sentimos, pensamos, compramos, leemos…
El amor no consiste en hacer lo que el otro quiera para que no sufra, dejando de vivir nuestra vida o hacer las cosas que nos gustan, no es consentir todo al niño para que no llore, pues haciendo eso, a la larga saldrá perjudicado. El amor es hacer cosas por el bien del otro, aunque le parezca mal.
Si no amas a alguien, pero estás con él/ella para que no sufra, no tienes amor por ti mismo, y a la larga sufriréis los dos, y llegará un momento en que no aguantes más y acabes separándote o peor aún, siendo infiel y que se entere tu pareja, haciéndole sufrir más. Si de verdad amas a alguien le dejarás ir, para que pueda encontrar a alguien que le pueda hacer feliz de verdad, y no vivirás en una falsa mentira. Por el contrario, si alguien te deja o no te corresponde, y lo amas, dejarás que sea feliz con otro/a y no le odiarás por no haberse quedado contigo.
Lo mismo ocurre con el amor de Dios. Muchos creen que el amor de Dios es que te conceda todo lo que quieras, pero la vida sólo nos trae lo que pedimos inconscientemente, (si queremos pareja pero tenemos miedo al amor jamás la traerá), y luego nos quejamos de que no hemos pedido eso. Imagina si una madre diera a su hijo todo lo que le pide, se convertiría en un adulto malcriado que se pondría violento cuando no se saliera con la suya. Hoy en día hay muchos jóvenes así, debido a padres ausentes que dicen a sus hijos a todo que sí para compensar la carencia afectiva que tienen.
Lo que no sabe la gente es que para amar no hace falta estar presente. Mucha gente confunde el amar con el querer. Como decía el cuento de El Principito, querer es tener posesión de algo, amar es hacerlo incondicionalmente sin esperar nada a cambio, pero eso no significa que tengamos que hacer cosas que nos hieran por alguien que amamos pero nos hiere. Hay una persona importante a la que amar más que a nadie en el mundo que a veces olvidamos: nosotros. Como decía se puede amar algo o a alguien sin tenerlo consigo mismo. Querer implica necesitar a esa persona para que cumpla las expectativas que teníamos en la cabeza, pero amar, se puede hacer desde el sillón de tu casa mientras ves la tele, teniendo a la persona a km, incluso no hace ni falta que la persona sepa que la estás amando.
Dios te trae lo que pides, o lo que necesitas aprender. Si te rechazan es porque debes aprender a aceptarte y a amarte. Si no respetas a otros la vida te traerá malas personas para que aprendas a respetar a otros, o tal vez te traiga otro tipo de problemas. Las adversidades, no vienen para arruinarte la vida, sino para enseñarte qué camino debes seguir.
Una princesa que encuentra a un príncipe azul que le salva de su malvada madrastra, o una chica que se choca con un chico por la calle y se enamoran para toda la vida.  Viven felices para siempre y nunca tienen problemas.
La realidad es todo lo contrario: amores no correspondidos, traiciones, infidelidades, desilusiones, y si se realiza el amor, con los años suele llegar el aburrimiento y la rutina, terminando con una ruptura o divorcio con hijos de por medio, hipoteca y suegra.
Y es cuando viene la frase “ya no creo en el amor”, lo cual es imposible, porque el amor está en todo los que vemos, hacemos, sentimos, pensamos, compramos, leemos…
El amor no consiste en hacer lo que el otro quiera para que no sufra, dejando de vivir nuestra vida o hacer las cosas que nos gustan, no es consentir todo al niño para que no llore, pues haciendo eso, a la larga saldrá perjudicado. El amor es hacer cosas por el bien del otro, aunque le parezca mal.
Si no amas a alguien, pero estás con él/ella para que no sufra, no tienes amor por ti mismo, y a la larga sufriréis los dos, y llegará un momento en que no aguantes más y acabes separándote o peor aún, siendo infiel y que se entere tu pareja, haciéndole sufrir más. Si de verdad amas a alguien le dejarás ir, para que pueda encontrar a alguien que le pueda hacer feliz de verdad, y no vivirás en una falsa mentira. Por el contrario, si alguien te deja o no te corresponde, y lo amas, dejarás que sea feliz con otro/a y no le odiarás por no haberse quedado contigo.
Lo mismo ocurre con el amor de Dios. Muchos creen que el amor de Dios es que te conceda todo lo que quieras, pero la vida sólo nos trae lo que pedimos inconscientemente, (si queremos pareja pero tenemos miedo al amor jamás la traerá), y luego nos quejamos de que no hemos pedido eso. Imagina si una madre diera a su hijo todo lo que le pide, se convertiría en un adulto malcriado que se pondría violento cuando no se saliera con la suya. Hoy en día hay muchos jóvenes así, debido a padres ausentes que dicen a sus hijos a todo que sí para compensar la carencia afectiva que tienen.
Lo que no sabe la gente es que para amar no hace falta estar presente. Mucha gente confunde el amar con el querer. Como decía el cuento de El Principito, querer es tener posesión de algo, amar es hacerlo incondicionalmente sin esperar nada a cambio, pero eso no significa que tengamos que hacer cosas que nos hieran por alguien que amamos pero nos hiere. Hay una persona importante a la que amar más que a nadie en el mundo que a veces olvidamos: nosotros. Como decía se puede amar algo o a alguien sin tenerlo consigo mismo. Querer implica necesitar a esa persona para que cumpla las expectativas que teníamos en la cabeza, pero amar, se puede hacer desde el sillón de tu casa mientras ves la tele, teniendo a la persona a km, incluso no hace ni falta que la persona sepa que la estás amando.
Dios te trae lo que pides, o lo que necesitas aprender. Si te rechazan es porque debes aprender a aceptarte y a amarte. Si no respetas a otros la vida te traerá malas personas para que aprendas a respetar a otros, o tal vez te traiga otro tipo de problemas. Las adversidades, no vienen para arruinarte la vida, sino para enseñarte qué camino debes seguir.
Amar no se hace solo a una persona. Puede amarse un animal, amarse la vida, un hobbie, una pasión, un trabajo, la naturaleza, uno mismo. El amor expande, por eso dicen por ahí que cuando te enamoras de lo que haces, lo que haces se enamora de ti. Porque al hacer lo que se te dan bien y para lo que estás hecho estás enviando amor a la vida y la gente lo recibe energéticamente.

Crees amar o haber sufrido por amor Crees amar o haber sufrido por amor Reviewed by Luchadormx on 19:01:00 Rating: 5
Con tecnología de Blogger.